.

.
Cuentos de la antigua Grecia

viernes, 7 de mayo de 2010


Acrílico sobre tabla. 68 x 60 cm. Principios de 2010

9 comentarios:

Verónica dijo...

¡ Es muy bonito el cuadro, me ha gustado mucho, felicidades por el!
Buen fin de semana
Un abrazooo

Amando Carabias María dijo...

Podría decir tantas cosas de ese rostro, de esa mirada que se pone el mundo por montera y que desafía a quien se pone frente a él, como reafirmándose, siempre reafirmándose.
¡Qué bien conozco esos ojos! Y sin embargo, no sé ya quién es. Es ella, simplemente ella, que tiene su vida.
Y sólo le pido a Dios que esa determinación que le has dotado a su bello rostro (¿qué voy a decir yo?) sea anticipo del futuro.

Desde el momento en que he visto la imagen he sentido una variación en la pintura, en la pincelada. Supongo que me equivocaré, pero eso me ha parecido. Pero no me sé explicar mejor.

carmensabes dijo...

Me encanta este trabajo Mariano, tiene magia, sutileza y mucho arte en ese rostro y las lineas indefeninidas que componen el retrato.

Felicidades.

Flamenco Rojo dijo...

¿Quién es la modelo? Debe ser, no debe ser no, seguro que es bellísima.

Un abrazo.

Mariano Carabias dijo...

La modelo es mi sobrina.
Un abrazo a todos.

Mentxu de la Cuesta dijo...

No voy a hablar más de esas miradas que "atrapas". Sin quitar mérito al resto de la obra, lo dicen todo. En este caso es magnífico el contraste entre juventud y madurez que despide. Se percibe un "saber estar" que dice mucho de la comunicación entre modelo y artista. Bellísima composición de colores. Me encanta. Un abrazo.

Isolda dijo...

Estoy segura de que dejé un comentario. Debió rebotar en el de Carmensabes.
Decía y repito, aparte de la belleza indiscutible de la modelo, que también percibo otra pincelada con menos trazo, que a la vez define más.
La pintura es ella, es la mujer que tiene las cosas claras, como hay que tenerlas algún día, es ley de vida.
Una vez más, precioso, Mariano.

José Bretones Salinas dijo...

He vuelto a mirar (admirar) el cuadro dedicado a Cris. Es ella, sin duda, sin semejanzas, sin necesidad de esfuerzo mental. Y lo mejor de esta obra es que siendo sus rasgos notablemente fieles al original, lo mejor captado en ella es la mirada, lo inmaterial. Su rictus denota un poso de tristeza hondo, como antigua... y el haz de la vista levantada al cielo retrata su espíritu, fielmente. Es Cristina Salinas,quienes la conocemos podemos certificarlo.

José Bretones Salinas dijo...

He vuelto a mirar (admirar) el cuadro dedicado a Cris. Es ella, sin duda, sin semejanzas, sin necesidad de esfuerzo mental. Y lo mejor de esta obra es que siendo sus rasgos notablemente fieles al original, lo mejor captado en ella es la mirada, lo inmaterial. Su rictus denota un poso de tristeza hondo, como antigua... y el haz de la vista levantada al cielo retrata su espíritu, fielmente. Es Cristina Salinas,quienes la conocemos podemos certificarlo.